miércoles, 1 de marzo de 2017

Pequeña industria con sabor muy camagüeyano

Parece increíble que siete trabajadores, de ellos tres mujeres, produzcan unos mil 200 kilogramos diarios de alimentos en un local pequeño, y todo destinado a centros educacionales y de la salud.

Frank Ramírez Serrano, al frente de la mini-industria Sabor Camagüeyano, (casualmente como el nombre de este blog) acaba de recibir, en nombre de su colectivo, la Triple Corona de la Excelencia, máxima distinción que confiere el movimiento de Agricultura Urbana y Suburbana.

En bolsas de naylon de uno y dos kilogramos salen de allí la pasta de ajo, el condimento mixto, la bija natural (fuerte colorante para el arroz), encurtidos de vegetales de estación, y dulces en almíbar, como de la sabrosa frutabomba o papaya.

Hogares maternos y de ancianos, casas de abuelos, hospitales, círculos infantiles, semi-internados y otros colectivos “protegidos” reciben estas elaboraciones, insustituibles para enriquecer los almuerzos y comidas de miles de niños, pacientes ingresados y trabajadores.
Todas las bolsas tienen un papel impreso a color con las características y el origen del producto, que como explica el inquieto y locuaz Frank, tienen una duración de un año, aún si se guarda fuera del refrigerador.

Son elaboraciones naturales, que excepto los dulces en almíbar, solo tienen sal y vinagre como conservantes, y los venden a precios módicos, teniendo en cuenta los destinos.
Además ellos son “padrinos” (con abastecimiento gratuito) del círculo infantil Motica de Algodón, cercano a la mini-industria, que radica en la calle Avellaneda número 408, entre San José y Francisquito.

Sabor Camagüeyano fue una de las tres primeras mini-industrias surgidas en la ciudad de Camagüey en el año 2006, y desde el fin de semana anterior es la única que ostenta la Triple Corona en la agricultura urbana de la provincia.

Al visitar el lugar y entregar la condición, Asturiano Ramírez Medina, del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana (GNAUS), destacó la calidad e inocuidad de los alimentos procesados aquí, y de su colectivo la disciplina y seriedad en el cumplimiento de las normas higiénico sanitarias y del proceso tecnológico, para obtener alta calidad en el producto terminado.


Según Frank, existe una cuarta corona de excelencia nacional, y por eso ya ha comprometido a sus compañeros para alcanzarla el año próximo, para beneplácito de la Empresa Agropecuaria Camagüey, a la cual pertenecen.

Fotos: del autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario